Artículo: “Consejos para el personal sanitario durante la crisis del coronavirus”

Si eres parte del personal sanitario que está en contacto directo con los pacientes, en primer lugar quiero darte las gracias por lo que significas, por proteger la vida de desconocidos, y por arriesgar tu salud al hacerlo. En segundo lugar, quiero intentar darte algunos consejos, como psicóloga, para tratar de ayudarte a cuidar tu salud mental y emocional durante este tiempo.

  • Cuida de tus necesidades básicas: aunque te parezca que hay otras prioridades por lo que estás viviendo en tu trabajo, es primordial que te cuides porque de ti dependen muchas personas y porque esto va a ser largo. Come sano, no te saltes comidas, no te olvides de hidratarte, no te pases con el café, y duerme lo suficiente (dentro de lo que te permitan las circunstancias). Que hagas algo de ejercicio físico sería estupendo, pero siendo realistas, haz lo que puedas, te ayudará a canalizar la tensión y te despejará la mente.
  • Cuando estés trabajando, sé una buena compañía para ti misma/o: no te juzgues, no te castigues por no llegar a todo, y mucho menos porque en algunos momentos te vengas abajo, porque de hecho es sano que eso salga y no se quede dentro de ti causando más tensión. Date ánimos, reconoce todo lo que estás ayudando y siéntete orgullosa/o.
  • Si tienes un descanso en tu turno, HAZLO. No es tiempo perdido, al contrario: si aprovechas esos minutos para desconectar, relajarte, tomar un tentempié, volverás con más energía y con la mente más despejada. Algo que te recomiendo hacer varias veces al día es respiración: inspira 3 segundos, retén el aire 4 segundos, espira durante 5 segundos. Con 1 minuto notarás como bajas las revoluciones.
  • En el trabajo, habla con tus compañeros/as de cómo os sentís, apoyaos mutuamente, valorad todo lo que hacéis bien, las personas a las que ayudáis, y no os centréis en lo negativo o en si cometéis algún error. Haceos saber lo importantes que sóis, que podéis llorar o estar angustiados y no pasa nada.
  • Cuando acabes tu jornada, desconecta de las noticias, de las conversaciones de whatsapp sobre el tema, y en casa intenta no estar hablando de ello todo el tiempo. Explícales lo que necesites al llegar, y luego aparca el tema y habla de otras cosas.
  • Habla con tus personas allegadas: el amor (en cualquiera de sus formas) es a menudo la mejor cura. No te aísles, aunque estés estresada/o, triste o de mal humor, hablar con personas que te quieren te hará bien.
  • Si tienes hijos, no te angusties por ellos, son muy adaptables y resilientes, seguro que llevan el confinamiento mejor que muchos adultos. Que hagan algunas tareas del cole pero no te preocupes por el ritmo, todos lo recuperarán en algún momento y sus capacidades serán exactamente las mismas.
  • Si tienes que estar en casa aislada/o del resto de la familia por miedo a un posible contagio, aprovecha para dormir y descansar todo lo que puedas, distrae la mente con algún libro, serie, película, o juega a algún juego online con ellos.
  • Trata de vivir día a día, no pienses en el futuro, en cuánto queda, en qué puede pasar… Hoy es todo cuanto importa.
  • Si notas síntomas de ansiedad, llanto frecuente, insomnio, pensamientos repetitivos e intrusivos, apatía, etc. Pide ayuda. Hay muchos profesionales a tu disposición durante este tiempo, te pueden ser de gran apoyo. Contacta con el Colegio de Psicólogos de tu comunidad.

“Es en nuestras horas más oscuras cuando podemos descubrir la fuerza abrumadora con la que brilla la luz en nuestro interior”.

GRACIAS

Olga López Valle

Psicóloga general sanitaria (Colegiada 12018), psicoterapeuta

psycoterapiabcn@gmail.com